WELCOME TO AVERNÓPOLIS

La blogósfera ha tocado el cielo con las manos y, por aplicación de la ley de gravedad (llamativamente nunca atacada por inconstitucionalidad), todo lo que subió tuvo que bajar. Finalmente, ha caído en las profundidades del Averno, sin tiempo de replantearse nada en un purgatorio. 

La caída fue estrepitosa, fue cruel. Ya lo decía el Apocalipsis: "las columnas izquierdas de los blogs caerán como las paredes de Jericó, desparramándose por el suelo los blogrolls, los seguidores y el archivo. Los habitantes de la Blogósfera -ante tal cataclismo- emprenderán el éxodo. Es así como Babilonia la Sucia y Corrupta les ofrecerá sus perversos encantos: el Twitter y el Facebook. Y serán infieles y negarán a la Blogósfera y sus raíces."

De todos modos, Blogger parece seguir existiendo. Y podemos afirmar que - como todo apocalipsis  maya frustado - no estamos sino frente a un cambio de Era.

Son malos tiempos para las buenas canciones, canta el Señor Flavio. Todo llega a su fin. Fin del Comunismo. Fin del Socialismo. Fin del Capitalismo. Fin del Progresismo. Fin del Periodismo. Fin del Bloguerismo. Es así como caímos en el Averno. Un Averno que está encantador. Avernópolis: date una vuelta por el futuro, o por el pasado.

Muy pronto, en su computadora, smartphone, tablet o cualquier otro adminiculo que le ofrezca su sistema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario