jueves, 28 de febrero de 2013

Urgencias



Placa roja, anaranjada, sirena, trompeta, ÚLTIMO MOMENTO, URGENTE, ÚLTIMA NOTICIA. Segundos de impaciencia, la imagen parece haberse paralizado. Cómo puede ser que algo que nos parecía tan urgente ahora quede suspendido en el aire por unos cuantos segundos, qué digo segundos, horas, días. Porque uno no sabe lo que van a anunciar, vio. Nos hablarán, tal vez, de un atentado que compromete la seguridad internacional, o no, de un asesinato (que esos ocurren más seguido), o no, de un robo a mano armada, o no, que falleció una actriz reconocida, o no. La ansiedad nos desborda en la casa. ¿Ajuste? ¿Guerra por las Malvinas? Dejá de decir pavadas, viejo. La placa desaparece: en el plano aparecen los dos conductores. La placa reaparece en forma de zócalo – como si ya no fuese tan importante – y ahora los que traen la noticia son ellos, los conductores del programa. ÚLTIMO MOMENTO – o URGENTE o ÚLTIMA NOTICIA, a gusto del editor – repite ahora el zócalo. Un choque, seguro, vieja, esta gente que no se cuida. Los conductores – un hombre lampiño de pelo hirsuto, con traje y corbata y una mujer con rizos, nariz chata, de apariencia muy simpática – no se ven lo suficientemente consternados por lo que irían a anunciar. Gajes del oficio – se dirá – que lo endurecen a uno. Los labios del Conductor, antes de hablar, esbozan una sonrisa. ¡Se viene la lluvia nomás!, exclama y desorienta a los televidentes que logran confirmar el contenido del ÚLTIMO MOMENTO o URGENTE o ÚLTIMA NOTICIA (podríamos llamarlos en adelante “U”) cuando el zócalo ya no dice “U” sino que dice “SE VIENE LA LLUVIA EN CAPITAL”.

Se viene el alivio, señores – vocifera la Conductora – la sensación térmica, fíjense, ya ha bajado dos décimas. Suena No Culpes A La Lluvia Será Que No Me Amas. La pantalla, de pronto, deja de enfocar a los conductores para concentrarse en imágenes del Obelisco, ahora de la Flor frente a la Facultad de Derecho, ahora de Puerto Madero. ¿Será que las nubes grises se encuentran sólo sobre esos lugares? Habrá que ver lo que dicen cuando amplíen la información, como nos han prometido. Mientras pasan las imágenes de esos lindos lugares céntricos de Buenos Aires, el Conductor aprovecha para decir que han llegado los primeros videos caseros a la página de internet del canal. Miren, ha caído granizo en Carmen de Patagones. Ah no, pero qué impresionante cómo caen esas piedras, opina la conductora que vuelve a decir, ¡mirá! Y no sale de su asombro. También nos mandaron videos desde Tandil, un saludo para Tandil, retoma el Conductor, videos también de General Lagos – Provincia de Santa Fe (¡qué grande la gente prendida con nuestro programa desde todos los puntos del país!). General Lagos – acota el periodista deportivo que se encontraba apartado a la izquierda de la Conductora – tierra natal de Roberto Sensini. Ah, un saludo entonces para nuestro querido Sensini, ya nos contás cómo forma Colón que juega contra los Cuervos.  Muchos cambios, adelanta el periodista deportivo. Vuelve, de pronto, la voz femenina de la Conductora y anuncia que el Twitter explotó – así lo dijo: explotó – y que llegan mensajes de los televidentes. Así nos cuenta Ramona de Villa Luzuriaga que acá (suponemos que “acá” es Villa Luzuriaga y no el lugar donde están los Conductores ni mucho menos el Obelisco ni la Flor ni Puerto Madero) ya están cayendo las primeras gotitas. Ricardo de Barrio Norte pregunta si habrá caída de granizo por acá (que es Barrio Norte pero no es Carmen de Patagones, aunque sí podría ser Puerto Madero). El Conductor, por primera vez desde que anunciaron la “U”, pronuncia con el ceño fruncido palabras de corrido: el Servicio Meteorológico y el Gobierno de la Ciudad recomiendan tomar las debidas precauciones con respecto a los automotores que se encuentren en la vía pública, asimismo se ruega a los señores vecinos que no saquen la basura en el atardecer de hoy. Bueno, vamos a una pausa, sugiere la Conductora con una sonrisa impoluta. Pero no se vayan, EN INSTANTES, sirena, trompeta, tenemos más sobre la lluvia. Hay alerta para sur y centro de la Provincia de Buenos Aires, Capital, Gran Buenos Aires y Río de la Plata, ya venimos.

¿Le cambio? No, pará, a ver si dicen algo más. Estruendo. Resplandor. La pantalla se oscurece. Los dedos de ambos aprietan infructuosamente la tecla POWER una y otra vez. Se miran a los ojos. Las gotas caen furiosamente sobre el techo de chapa. ¿Y si vamos a la cama, viejo? Vos mandás, vieja.